miércoles, 18 de noviembre de 2015

Lo que significa tener un archivo en nuestra ciudad.

El pasado martes la profesora que imparte la EPD, Pilar Cárdenas, dio una charla que tuvo que ver con la visita que mis compañeros hicieron al Archivo de Indias. Empezó la presentación explicándonos las tres definiciones que puede tener un archivo.


Archivo de Indias, Sevilla. (Fuente: minube)


Como primera acepción, encontramos archivo como un tipo de documentación que ha de estar organizada. En segundo lugar, hace referencia al edificio donde se encuentra dicha información. Y por último, como tercera acepción, puede llamarse así a la institución que gestiona el archivo. Existen muchos tipos de archivos, como estatales, de comunidades autónomas, privados, de iglesias...

No es concebible guardar todos los archivos que se han producido en la historia porque no habría espacio suficiente para ello (y más teniendo en cuenta que a diario se van haciendo más). Se guardan sólo los más importantes, en vez de otros que quizás no tengan tanto valor histórico.

Normalmente se usan los sótanos de los edificios para empezar a guardar los archivos, y nos explicaron el por qué con una comparación con una estantería: si colocamos los libros y cosas de peso en los estantes superiores, la estantería se nos puede caer encima. Aún así, no es del todo recomendable debido a las humedades, que pueden estropear el documento.

Llegados a este punto es interesante hablar sobre el archivo como una institución, pues es el encargado de procurar la difusión de los documentos históricos. Así es como se le da importancia a un documento. Es equiparable a lo que hacemos hoy día en las redes sociales: difundimos algo que hemos hecho para conseguir darle cierta importancia.

Archivo de Indias, Sevilla. (Sacado de minube)

Así pues, es importante diferenciar entre archivo y depósito. Si no se pueden consultar los archivos, se trata de un depósito, no de un archivo. Es decir, si es un depósito, no permite la difusión de documentos.

Cuando se pierde un archivo, se pierde toda la memoria de las generaciones anteriores. A raíz de esto hablamos de tema de actualidad como son los grupos terroristas que se encargan de hacer desaparecer la cultura de un pueblo para imponer su propia verdad, y la mejor manera de conseguir esto es destruir su historia: es decir, acabar con los archivos y los testimonios de que allí existía algo antes.

Después comparamos los soportes documentales con los novísimos soportes documentales. Quizás una manera para evitar la destrucción de la historia de un pueblo sea pasar esta información a un soporte digital. Sin embargo, esto tiene sus contras, y es que los soportes informáticos se quedan inactivos en muy poco tiempo (como los disquetes o las cintas VHS). Además, y ya en un contexto no tan actual, se conserva mejor un archivo del siglo XVIII que uno del siglo XIX. Esto se debe a que los de antes se escribían sobre papeles hechos a raíz de fibras, telas, algodón... y después se pasó al papel que se extrae de la madera, que contiene una sustancia que acaba estropeando el documento.

En general me ha resultado una clase muy interesante, con temas sobre los que se podrían sacar muchos debates.

No hay comentarios:

Publicar un comentario