viernes, 16 de octubre de 2015

Marcadores booleanos: cómo usarlos en el buscador.

Ya sabemos que en Internet hay infinidad de documentos de todo tipo y que, por lo tanto, hay que acotar las búsquedas para poder llegar más fácilmente a la obra específica que queremos. Ahora bien, si esto ocurre con obras literarias, pensemos en el equivalente en lo relativo a información general. No resulta extraño que en estos casos sea un campo de búsqueda a acotar muchísimas veces más amplio.

Para reducir el número de resultados a unos más precisos existen las llamadas búsquedas booleanas. Esto consiste en introducir una serie de operadores en nuestra búsqueda. Los más conocidos son AND, OR y NOT. Así, si por ejemplo escribiésemos gato not animal los resultados serían sobre otras acepciones de dicha palabra, y no la del animal en sí. Hay que advertir que estos operadores, a pesar de lo que significan para nosotros, no se corresponden con el uso de la sintaxis del lenguaje natural,  y que, además, buscan palabras, pero no los significados de éstas.

Marcadores booleanos. Aquí se muestra un 
ejemplo visual de cómo funcionan.
(Fuente: Wordpress)


Sin embargo, hay que tener cuidado con el empleo de estos operadores y es que, cuando lo escrito es poco preciso y acotado, se produce mucho ruido (exceso de información no necesaria). Pero, por otro lado, cuando acotamos demasiado, puede producirse silencio. Es decir, pérdida de información. Por ello existen otros que se pueden combinar entre sí y con los escritos anteriormente, como son las comillas, los asteriscos, los signos de interrogación... Las comillas, por ejemplo, buscan exactamente lo que escribimos palabra por palabra. El empleo de asteriscos, por otra parte, hace búsquedas relativas a la palabra que nosotros escribimos. Y los signos de interrogación se incluyen en palabras de cuya escritura no estamos seguros. Por ejemplo, si no sabemos si en VolksWagen hay W o B, podemos escribir Volks?agen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario